Aprendizaje y Enseñanza

Casi toda la literatura en el área de educación está plagada de errores conceptuales que no aportan mayor comprensión al hecho educativo que las opiniones desde el sentido común. El laboratorio de “Aprendizaje y Enseñanza” parte de esta necesidad de ofrecer hallazgos experimentales que puedan ser traducidos en insumos teóricos o instrumentales útiles en el área de educación. El trabajo de reflexión del laboratorio se fundamenta en la psicología interconductual fundada por Jacob Robert Kantor y desarrollada por Emilio Ribes. El interconductismo es una buena referencia teórica dado que se trata de una propuesta “naturalista” y “no dualista”; es decir, postula que los fenómenos psicológicos se dan en la interacción de un organismo con su medio ambiente y, por ende, no es necesario recurrir a entidades “internas” para explicar el comportamiento. Su incorporación explícita en el estudio del hecho educativo representa una alternativa novedosa al eclecticismo actual con que se aborda el aprendizaje y la enseñanza.

Para cumplir con su propósito, se llevan a cabo investigaciones de distinta naturaleza. En los estudios con mayor control experimental, se aborda el papel funcional del lenguaje en el aprendizaje de tareas de discriminación condicional. Dichas tareas se han empleado en el análisis experimental de la conducta desde hace varias décadas. A partir de la extensa literatura con que se cuenta, se han distinguido tres tipos diferentes de aprendizaje discriminativo complejo en humanos. Uno, bajo el control directo de las instrucciones, y que puede ser insensible a las consecuencias efectivas y criterios de ejecución a menos que se rompa la correspondencia entre instrucciones y retroalimentación. Otro, directamente controlado por los criterios de ejecución y la retroalimentación, de carácter no verbal, en el sentido de que, a pesar de su ejecución exitosa, los sujetos no son capaces de describir su conducta y las contingencias efectivas. Un tercer tipo de aprendizaje discriminativo (o conducta conceptual) que consiste en una ejecución de la tarea exitosa y conducta verbal explícita que describe las contingencias efectivas para tal ejecución. La conducta conceptual es condición necesaria, más no suficiente, para establecer interacciones con el propósito de “enseñar” a alguien eso que se domina. Por tanto, los estudios de aprendizaje complejo se han combinado con investigaciones en áreas relativas a los estilos interactivos (como alternativa conceptual que ofrece el interconductismo al área tradicional de “personalidad”). En el trabajo empírico con menor control experimental, se están llevando los conceptos claves del interconductismo a escenarios reales para tratar de evaluar el desempeño docente.


footer